Delfines y humanos, la pareja perfecta

Los seres humanos han estado interactuando con los delfines desde que su existencia es conocida. En un principio, la interacción humana se limitaba principalmente a la caza de delfines. En la década de 1960 el hombre comenzó a practicar la captura de varias especies de delfines para la investigación, el entretenimiento y su beneficio. Pero, afortunadamente, los seres humanos y los delfines han evolucionado, nuestra interacción con ellos ha cambiado y la explotación de los delfines está disminuyendo constantemente, aunque siguen aumentando las amenazas hechas por el hombre  para la supervivencia de esta especie.

Delfines y humanos, la pareja perfecta

Durante años, los científicos han estudiado la vocalización de los delfines. Básicamente, han tratado de averiguar exactamente cómo se comunican entre sí y cómo los humanos podrían comunicarse con estas criaturas tan inteligentes.
La marina de Estados Unidos los utiliza comúnmente en las misiones para proteger los barcos de los nadadores enemigos y para localizar y marcar las minas bajo el agua. Los delfines militares han sido incluso entrenados para guiar a buzos perdidos hacia zonas seguras y ha habido muchos informes de delfines que han salvado la vida de personas abandonadas en el océano o han evitado posibles ahogamientos. Debido a esto una vez fueron llamados “salvadores del mar”. Actualmente, muchas personas consideran que son sanadores espirituales y creen que si nadan con delfines serán sanados de cualquier dolencia o enfermedad que tengan.
Los delfines parecen tener tanto interés en los seres humanos como los seres humanos tienen en ellos. A menudo viajan  junto a los barcos y asoman la cabeza fuera del agua para echar un vistazo a las personas, o a quienes están en tierra. Muchas culturas consideran que son criaturas sagradas, de gran alcance, que deben ser respetadas y reconocidas. Un gran número de amantes de los delfines sueñan con nadar junto a ellos en el océano,  muchos han hecho su sueño realidad. Estas personas han descrito la experiencia como uno de los momentos más preciosos de sus vidas.
En los últimos años, han perdido un poco de su popularidad debido a un aumento en los ataques inexplicables de delfines contra marsopas y delfines jóvenes. Algunas personas han reportado que sus experiencias nadando con delfines fueron arruinadas por mordidas y golpes. Lo que los humanos no comprenden es que a pesar de que son sociables e inteligentes, no dejan de ser salvajes. Por lo tanto, si usted interactúa con ellos, debe estar preparado para que actúen como los animales salvajes que son, es preciso darles el respeto y el espacio que merecen. El mar es el hogar de los delfines, usted es el visitante que no ha sido invitado.