El peligroso juego de la ballena azul

Un reto macabro se se ha viralizado en Rusia y ya podría haber causado el suicidio de al menos 130 adolescentes rusos en los últimos dos años . El tétrico juego es conocido como la ballena azul y cuenta con decenas de pruebas contrarias a la integridad física, siendo el suicidio del jugador la última de ellas, según publica el diario The Siberian Times.

En el año 2016, la publicación Novaya Gazeta relacionó el fuerte aumento de los suicidios de adolescentes con la concurrencia de varios de ellos en un mismo grupo de la red social Vkontakte (VK) -el Facebook ruso-, lo que puso a los investigadores sobre la pista de esta ballena azul.

Así, según The Siberian Times, en estos grupos los administradores plantean una serie de pruebas, siendo la culminación el suicidio. Se trata de desafíos como ver sin descanso durante más de un día películas de terror, autolesionarse, grabarse con un cuchillo en el brazo una ballena y otras pruebas que sólo pueden llevar a trastornos psicológicos o físicos.

Las últimas víctimas han sido dos jóvenes que saltaron de un piso número 14 en la ciudad de Irkutsk, en Rusia. La quinceañera Yulia Konstantinova y la adolescente de 16 años Veronika Volkova perdieron la vida tras arrojarse desde lo alto de un edificio como consecuencia del fin de este reto. El trágico desenlace de Yulia y Veronika es sólo un ejemplo de las vidas de los cientos de adolescentes que se han perdido, según publican los medios rusos.

En el caso de Yulia Konstantinova, la joven publicó en Instagram justo antes de quitarse la vida la palabra “fin”, acompañada de la imagen de una ballena azul.

El ‘adiós’ público de la joven Yulia ha ayudado en las investigaciones, que han avanzado en los últimos meses. Philip Budeikin, un joven de 21 años y administrador de algunos grupos relacionados con la muerte de varios adolescentes, fue detenido por su presunta relación con esta gran cantidad de suicidios el año pasado. A pesar de ello, la policía rusa teme que el reto se siga expandiendo.

Las ballenas azules son unos seres majestuosos que, según explican los expertos, se acercan a morir a las costas por decisión propia. Esta forma de terminar con su vida es lo que hace que se haya nombrado y comparado a los suicidios de los adolescentes con estos cetáceos.