Qué debes hacer si te pica una medusa

Con el verano llegan las vacaciones y con ellas son muchas las personas que escogen la playa como destino. El sol y el mar son grandes atractivos de esta época estival, aunque también tienen sus puntos negativos: las medusas.

Mientras disfrutamos de la playa podemos llevarnos una sorpresa desagradable. Hay que tener mucho cuidado con ellas, pues sus picaduras resultan muy molestas y si no se tratan adecuadamente, pueden llegar a dejar marcas.

Ser precavido es la mejor solución. Estar alerta por si acaso, sobre todo si nos bañamos en lugares donde suele haber medusas. Pero por si de todas formas nos llevamos alguna picadura este verano, es importante saber cómo actuar ante esta circunstancia.

Las picaduras de estos animales suelen ser bastante dolorosas, por lo que en un primer momento lo principal será aliviar el dolor. Para ello son muchas las personas que recurren a remedios populares, que aunque están muy extendidos, difieren bastante de las recomendaciones de los expertos.

Es muy probable que hayas escuchado alguna vez algunos de estos métodos caseros, como verter vinagre o amoníaco sobre la herida. Hay incluso quien defiende que un poco de orina es la mejor solución.

Sin embargo, las recomendaciones de quienes conocen bien estas heridas no tienen nada que ver con estos trucos. Los expertos aseguran que lo principal es que no toquemos la zona afectada con nuestras manos si no queremos que se extienda, y por tanto que el dolor se multiplique. Es decir, que por mucho que te pique o duela, no se te ocurra rascarte.

Lo ideal es enjuagar la zona afectada con agua salada -qué suerte estar al lado del mar-, pero sobre todo hay que recordar no utilizar para ello agua dulce, puesto ésta podría reactivar la sustancia tóxica que ha desprendido la medusa.

Una vez la herida este limpia, lo mejor para aliviar el dolor el aplicar frío durante unos 10 minutos en la zona. Si estamos en la playa y llevamos bebida fría, ésta puede servirnos, de lo contrario seguro que podemos encontrar un puesto en el que comprar un polo para acercarlo a la herida.

Hecho esto, el dolor debería ser menos intenso. Entonces podemos acercarnos a una farmacia y pedir una crema con cortisona, para que la herida vaya curándose. Lo mejor es taparla con una gasa, sobre todo los primeros días, para evitar infecciones. Cuidado con el sol, porque si exponemos la herida antes de que esté curada puede dejar una marca.

Siguiendo estos consejos la herida debería curarse correctamente. Pero si pasados unos días el dolor sigue siendo intenso, lo mejor es acudir al médico para asegurarnos de que está sanando bien.