El calentamiento global afecta a los animales acuáticos

DECOLORACIÓN DE LOS CORALES

El efecto de las altas temperaturas del océano en el metabolismo de los corales, produce el fenómeno conocido como blanqueamiento o decoloración.

Esta pérdida de coloración de las colonias ocurre, como resultado de la muerte de las microalgas que habitan el interior de los tejidos coralinos y que mantienen una relación benéfica mutua en la que eliminan desechos nitrogenados del coral y le proporcionan nutrientes.

El efecto de blanqueado del coral se mantiene durante semanas incluso meses aunque las condiciones vuelvan a ser las óptimas. Esto afecta los ecosistemas marinos de forma espectacular. A menudo, la diversidad biológica de estas zonas se reduce considerablemente.

La creciente acidificación del océano agrava los efectos de blanqueo de estrés térmico. La Gran Barrera de Coral experimentado decoloración en 1980, 1982, 1992, 1994, 1998, 2002 y 2006. Aunque la mayoría de las áreas recuperadas con niveles relativamente bajos de la muerte del coral, algunas localidades sufrieron daños graves, con hasta un 90% de los corales muertos. Los acontecimientos más extensa e intensa ocurrió en los veranos de 1998 y 2002, afectando a alrededor del 42% y 54% de los arrecifes, respectivamente.

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de la ONU, indica que los escenarios de calentamiento de agua afectarán probablemente a la decoloración paulatina en la Gran Barrera de Coral.

Los corales, junto con el plancton, son muy importante para la vida marina ya que representan los los principales sumideros de carbonato de calcio oceánico y planetario.

EL AUMENTO DEL NIVEL DEL MAR

El nivel del mar podría aumentar en más de 60 centímetros durante los próximos 100 años debido al derretimiento de los glaciares y el hielo polar, y la expansión térmica de las aguas más cálidas. El aumento del nivel del agua tendrá un serio impacto sobre los ecosistemas marinos. La cantidad de luz que llega a las plantas en alta mar y las algas depende de la fotosíntesis puede ser reducido, mientras que los hábitats costeros sufrirán inundaciones.

OCÉANOS ÁCIDOS

Después de absorber una gran proporción de dióxido de carbono (CO2) liberado por las actividades humanas, nuestros océanos se están volviendo ácidos. De hecho, el IPCC ha informado de que la captación de carbono antropogénico desde 1750 ha llevado a los océanos cada vez más ácida. El aumento de las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono conducen a mayor acidificación. Las proyecciones estiman una reducción en el pH promedio global de la superficie del océano de entre 0,14 y 0,35 unidades en el transcurso del siglo 21.

Si bien los efectos de la acidificación de los océanos en la biosfera marina aún no están plenamente documentados, la progresiva acidificación de los océanos se espera que tenga impactos negativos en las conchas marinas que forman los organismos (por ejemplo, corales) y sus especies dependientes. Peces, calamares y otros animales marinos con aletas también puede resultar más difícil para “respirar”, como la extracción del oxígeno disuelto de las aguas ácidas se hace más difícil.

ALTERACIONES EN EL METABOLISMO Y ESTILO DE VIDA

Aumento de las temperaturas puede afectar directamente el metabolismo, ciclo de vida y el comportamiento de las especies marinas. Para muchas especies, la temperatura es una señal para la reproducción, por lo que los cambios de temperatura pueden afectar la reproducción exitosa. Las temperaturas también determinar el número de crías macho y hembra nacidos de las tortugas marinas, así como algunos peces y copépodos (pequeños, parecidos a los camarones animales en los que muchas otras especies marinas alimentar a los animales).

El cambio climático podría, por tanto, afectar al sexo de muchas especies, amenazando la supervivencia de la población. Como los océanos se calientan, la ubicación de la temperatura ideal del agua puede cambiar de muchas especies. Un estudio ha demostrado que los peces en el Mar del Norte se han movido hacia el norte o hacia aguas más profundas, en respuesta a las temperaturas del mar. Otras especies pueden perder sus hogares por estas razones. La distribución de las especies de pingüinos en la Península Antártica, por ejemplo, está cambiando debido a la reducción del hielo marino provocado por el Calentamiento Global.

EL CLIMA TORMENTOSO

La mayoría de los científicos creen que el calentamiento global traerá consigo una nueva era de las condiciones meteorológicas extremas e imprevisibles. Las tormentas tropicales y lluvias más intensas pueden aumentar, ocasionando daños físicos a los arrecifes de coral, otros ecosistemas costeros. Los huracanes Hugo y Marilyn, que llegaron al Parque Nacional de las Islas Vírgenes en EEUU entre 1989 y 1995, respectivamente, provocaron un daño enorme a los ecosistemas de coral.