Moby Dick

Moby Dick, la gran ballena blanca que persiguió con su furia vengativa al capitán Ahab, parece un monstruo en la novela de Herman Melville. Este escritor habló con conocimiento cuando describió los ataques de esta ballena. Él mismo había participado en un ballenero y participó en esta cacería sangrienta.

Esta es una historia real que inspiró este clásico de la literatura. Owen Chase, un marinero que estaba en el barco ballenero Essex, describe en su diario el evento. En noviembre de 1820 el barco estuvo frente a las Islas Galápagos, cuando se encontró con un cachalote de 28 metros. El animal, en lugar de huir, cobró dos veces con su cabeza el barco, que se hundió. Los 20 hombres de la tripulación (de los cuales 7 negros) subieron en tres barcos salvavidas. Había comida para 2 meses y pensaron que podían llegar a la costa americana en 30 días.
Por desgracia, navegaron a ciegas durante varias semanas. Cuando no había casi nada que comer, un marinero negro murió. Los sobrevivientes decidieron comer su cadáver. Todos los negros murieron y fueron utilizados como alimento para los demás. Entonces, como los náufragos todavía tenían hambre y que todos los negros ya estaban muertos, la otra víctima fue elegida por sorteo. Charles Ramsdell mató a su amigo Owen Coffin.
Otros hombres también fueron asesinados. Un barco inglés, La India, se encontró a los supervivientes a los 89 días. Algunos estaban royendo los huesos de sus compañeros muertos. En realidad, a Owen Chase hizó como el capitán Ahab de Moby Dick: en lugar de tratar de vengarse del animales, reanudó con la caza de ballenas y se hizo millonario.